“ El aprendizaje no sucede como alguna cosa aislada en los niños. De hecho la alfabetización emocional es tan importante como el aprendizaje de matemáticas o de la lectura”
Karen Stone.
Programa Self Science

 

  • EL PAPEL DE LAS EMOCIONES
  • ETAPAS DEL DESARROLLO EMOCIONAL DE 0 A 6 AÑOS
  • LÍMITES VERSUS INDEPENDENCIA
  • ALGUNAS CUESTIONES IMPORTANTES A RECORDAR

 

  • EL PAPEL DE LAS EMOCIONES

El desarrollo integral infantil incluye tanto aspectos físicos, cognitivos, sociales como emocionales. Si bien todos ellos son importantes para su desarrollo armónico las referencias bibliográficas apuntan sobretodo a su desarrollo físico e intelectual pero cuesta mucho más encontrar literatura que nos hable de su desarrollo emocional. Es a partir de los años 70-80 y sobretodo con la publicación del libro sobre inteligencia emocional de David Goleman cuando empezamos a hablar de emociones no como aspectos ajenos a nuestro desarrollo sino como partes imprescindibles para un desarrollo completo y equilibrado del ser humano. Goleman define la inteligencia emocional como la capacidad para darnos cuenta de nuestras emociones y las de los demás y poder expresarlas y regularlas correctamente. Esta competencia es fundamental para poder desarrollar habilidades como la empatía y poder establecer relaciones sociales correctas y satisfactorias.

El desarrollo emocional y afectivo en el niño se refiere al proceso por el cual construye su identidad, su autoestima, la seguridad y confianza en sí mismo y en el mundo que le rodea, a través de las interacciones que establece con las personas significaticas de su ambiente, ubicándose a sí mismo como una persona única y diferenciada de los otros. El aprendizaje emocional requiere todo un proceso de identificación, manejo, expresión y regulación de sus emociones que no supone un desarrollo fácil y en el que intervienen tanto aspectos conscientes como inconscientes.

Para poder entender cómo suceden esos procesos es fundamental desde el punto de vista de los adultos ,que sepamos qué podemos esperar en cada una de las etapas de su desarrollo para entender y sobretodo para saber actuar con la máxima coherencia que ayude a las niñas y los niños a construir las bases de su autoconcepto y de su autoestima, elementos importantísimos para sentirse seguros en el mundo que les rodea.

 

  • ETAPAS DEL DESARROLLO EMOCIONAL DE 0 A 6 AÑOS

 

 PRIMERA INFANCIA: DE 0 A 3 AÑOS

Durante esta etapa la evolución del niño viene marcada por su desarrollo físico espectacular que marca también la evolución de su sistema nervioso y sus funciones cerebrales superiores. Durante los primeros meses debido a su dependencia del adulto en todos los sentidos, la relación estrecha que va a establecer con las personas que le  cuidan va a ser determinante para explorar su entorno con la seguridad y confianza que necesita. En este primer año es capaz ya de expresar su placer o displacer primero de una forma totalmente instintiva para después convertirse en una forma de comunicación. Los bebes no son pasivos sino que interactúan con el ambiente y se dejan también influir por el tono emocional que les rodea.

Hacia los 2 o 3 meses son capaces de distinguir caras de alegría, tristeza, enfando así como imitarlas.. A partir de los 4-5 meses aparece la rabia o el disgusto, respondiendo cada vez más a las caras o a la voz. A partir de los 6-7 meses reaccionan con cierta tensión ante lo desconocido. Por el desarrollo de su memoria podrán también reconocer las caras conocidas y reaccionar con alegría al verlas.

Al mismo tiempo tanto la ansiedad como el miedo aparecen por la separación temporal, generalmente de la madre o de la persona con la cual hayan establecido un vínculo afectivo básico. Esta ansiedad será mayor o menor dependiendo de la evaluación que haga el niño de la situación y también de la persona que se hago cargo de él. En esta época aparece también el desarrollo de un cierto sentido de pasarlo bien y el placer compartido con el adulto de referencia a través del juego y la risa.

Ya hacia los nueve meses expresa alegría, disgusto o rabia y es capaz de captarla en los adultos y hacia el año busca en ese adulto una guía para relacionarse a través de las emociones que muestran hacia él.

A partir del año y acompañado a un mayor grado de independencia física se convierte ya en objeto de halagos por parte de los otros y le encanta ser mirado y observado. Sus emociones se muestran sin ningún guión preestablecido y con una necesidad bastante narcisista de atención.

Durante este periodo es importante mostrarle afecto y emoción a través de contacto físico por medio de abrazos, besos. Él será consciente de las muestras emocionales tanto hacia él como las que se desarrollan en los otros miembros de la familia y tenderá a imitarlos.

A partir de los dos años entra en una fase entre el deseo de independencia y autonomía y su dependencia real lo que le causa un cierto conflicto o frustración. Se manifiesta un fuerte egocentrismo con el que no sólo desea que lo mimen sino que ha de ser cuando el quiere. Ello llevará a provocar constantemente los límites de los que le rodean. Aparecen las pataletas o las dificultades por el excesivo apego hacia sus figuras significativas. Esta confusión le causa frecuentes enfados o situaciones de fuertes frustraciones poniendo a prueba su poder frente a los otros. En esta época ya empieza a comprender qué significa consolar a otros y será alrededor de los tres años cuando las muestras de empatía se puedan observar en su comportamiento. Al mismo tiempo también aparece la envidia a medida que descubre el sentido de la pertenencia. Es en esta época cuando los conflictos con el adulto serán más frecuentes para probar su poder y su capacidad de manipular. Límites versus independencia  marcará su forma de posicionarse en el mundo y frente a los otros.

 

SEGUNDA INFANCIA : DE 3 A 6 AÑOS

A partir de los tres años las emociones continuan posicionándose de una manera palpable en el mundo relacional del niño como una forma no solo de vincularse sino de construcción de su autoconcepto y de su autoestima. Progresivamente será capaz de nombrar esas emociones e incluso poco a poco tener un cierto control sobre ellas aunque su regulación aún carece de fuerza y serán los adultos quienes deben ayudarle a ir realizando ese trabajo a través de buenos modelos de aprendizaje social y emocional. En esta época aparece el símbolo como elemento de relación y de comprensión de la realidad. Será pues a través del juego simbólico que el niño aprenderá a descargar su agresividad y su tensión y le ayuda a expresar sus miedos o su ansiedad en diferentes situaciones.

El aprendizaje de las reglas será también una forma de asumir los límites y de respetar a las personas con las que se vincula. Es importante trabajar qué conductas serán aceptadas y cuales no corresponden y a las cuales no prestaremos atención o nos reiremos. La culpa o la verguenza ya son emociones que se manifiestan a veces provocadas por actitudes de los adultos que les rodean. En esta época los cuentos facilitarán la comprensión de la realidad y es a través de ellos que podemos trabajar las diferentes emociones y comprender su significación. Es función del adulto aproximarse al mundo del niño y facilitarle la expresión de sus emociones para transmitirle confianza y seguridad en el mundo que le rodea. No será hasta cerca de los 6-7 años que el niño podrá ir comprendiendo que las emociones pueden aparecer mezcladas unas con otras e incluso ser contradictorias y no será hasta los 9 o los 10 años cuando podrá reflexionar sobre ellas. Es por tanto un camino pausado y ajustado al desarrollo neurológico y cerebral. Las emociones al igual que otras funciones superiores necesitan de una cierta madurez para manifestarse en todas y cada una de sus fases y en su total complejidad

 

  • LÍMITES VERSUS INDEPENDENCIA

Los límites son normas o reglas que ayudan al niño a socializarse tanto en los diferentes ámbitos como en al sociedad en general.  Ya hemos hablado que a partir de los dos años se establece una lucha de poder entre el niño y las figuras de su entorno fruto de su progresiva independencia física y sus necesidades emocionales. El egocentrismo del niño y la falta de regulación de sus emociones provoca situaciones disruptivas que en ocasiones necesitan de mucha paciencia y predisposición por nuestra parte para calmarle. A partir de los tres años el niño es capaz de usar esta situaciones para manipular el ambiente a su antojo e instalarse una forma de obtener aquello que desea potenciando sus emociones más negativas. Es importante que entendamos cómo se producen esas conductas y no dejemos al niño solo pasando de un estado de excitación a uno de calma. Necesita de nuestro modelo, de nuestro acompañamiento y nuestra coherencia. Debemos atenderle, aunque en ocasiones, si se produce manipulación por su parte, desde nuestra determinación y seguridad para marcar el límite propiamente dicho. Procuremos no caer en el juego o en el chantaje emocional y atendamos al dialogo cuando el niño se ha calmado.

Un niño sin límites es un niño inseguro e inadaptado socialmente. Trabajar la inteligencia emocional es una buena oportunidad para enseñar a nuestros hijos herramientas que serán usadas en todas las etapas de su crecimiento.

 

  • ALGUNAS CUESTIONES IMPORTANTE PARA RECORDAR

Los seres humanos somos seres sociales por naturaleza. Así que potenciar desde nuestro nacimiento unos buenos vínculos con nuestros cuidadores primarios nos ayudará a posicionarnos en el mundo con mayor confianza y seguridad, lo que evidentemente favorecerá el correcto desarrollo de nuestro cerebro en todas sus áreas. El desarrollo emocional es intrínsico a esa evolución y sin su presencia no podríamos avanzar en otras áreas de nuestra vida. Si quieres potenciar ese desarrollo en tu hijo, toma nota de algunas pautas que favorecen su desarrollo:

  • Potencia tu empatía hacia el bebé
  • Crea un clima de amor y de respeto hacia su individualidad
  • Establece un vínculo seguro con él
  • Estimula la expresión de sus emociones
  • Ayúdale a poner nombre a lo que siente
  • Atiende a la expresión de sus emociones
  • Ponle límites claros, coherentes y adecuados a su edad
  • Favorece el desarrollo de su autonomía
  • Ayúdale en la gestión de sus rabietas y alcanzar su calma
  • Utiliza un tono adecuado cuando le hables
  • Enseñale a calmarse cuando está nervioso
  • No le ridiculices ni ridiculices sus miedos
  • Anímale a expresar una conducta compasiva hacia los otros
  • Elogia su comportamiento positivo y la expresión adecuada de sus emociones
  • Permítele probar donde están los límites
  • Enseñale a expresar con calma lo que le gusta y lo que le molesta

 

Hagamos de nuestro trabajo como padres y madres una tarea enriquecedora y positiva para el futuro de nuestros hijos.

¡Feliz camino a través de las emociones!

 

Cristina López

Psicóloga y logopeda

Desde Bonamind pensamos que todo es posible con conexión, emoción y motivación.

 

5 Comentarios. Dejar nuevo

  • Dolores Herrasti
    febrero 10, 2020 10:52 pm

    Hola Cristina. Muy interesante tu artículo. Trabajo con niños de 0 a 6 años y quisiera pedirte información sobre cómo debe hacerse la contención emocional en estás edades. Muchas gracias de antemano.

    Responder
    • admin@bonamind
      mayo 10, 2020 11:38 am

      Muchas gracias Dolores. Te escribo vía email para poder informarte 🙂

      Responder
      • Johana echeverri
        junio 18, 2020 3:31 am

        Hola cristina, me encantó leerte, este tema es de suma importancia para la sociedad en general, pero sobretodo para las madres que aveces nos sentimos co fundidas con ciertos comportamientos de nuestros hijos, me gustaría saber como identificar cuando es apropiado dejar al niño solo para no caer en el juego de la manipulación y cuando es necesario estar presentes, se me hace muy confuso poder identificarlo. Mil gracias

        Responder
  • Yahaira Huerta
    mayo 21, 2020 6:00 am

    Hola Srta. Cristina me encuentro haciendo un trabajo de investigación ´para la universidad sobre la inteligencia emocional en niños de 3 a 7 años de edad quisiera saber si pudiera proporcionarme un poco mas de información de ante mano muchas gracias

    Responder
  • Hola Cristina buenas tardes soy educadora y me fue muy útil tu artículo pues es muy claro y apoya mucho mi labor me gustaría que me pudieras aportar información sobre el desarrollo social, muchas gracias

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú