“ El hombre valiente no es aquel que no siente miedo, sino el que conquista ese miedo.”
Nelson Mandela

 

El miedo es una reacción de alarma frente a una situación que percibimos como peligrosa, desconcertante, incierta o insegura. En este mundo lleno de continuos cambios necesitamos afrontar nuestros miedos cara a cara y más que evitarlos convertirlos en nuestros aliados para que no nos bloqueen e impidan nuestro crecimiento y felicidad. Te invito a una ruta para aprender a manejar los y de esta forma conseguir adaptarnos a una realidad más coherente con nuestro corazón y nuestros instintos.  ¿Te vienes conmigo?

 

  1. Acepta que el miedo está ahí.  No lo evites ya que tiene su función. Toma consciencia de su presencia y siente lo que produce en ti. Localiza esas emociones en tu cuerpo. Eso te ayudará a focalizar su presencia.
  2. Dialoga con él. ¿ Para qué me está sirviendo? ¿Qué me está intentando transmitir? ¿Cómo me está ayudando?. Intenta ver las partes positivas de su presencia.
  3. No pretendas controlarlo todo. Admite que hay cosas que pueden suceder sin que tu puedas frenarlas. Lo importante es tomar distancia e irlas gestionando.
  4. Céntrate en tu peor fantasía.  Escribe los pensamientos más catastófricos o tus peores augurios. El hecho de darles forma y leerlos ya es en sí una técnica para afrontarlos.
  5. Establece el mapa de tus miedos. Existen los primarios que nos ayudan en nuestra supervivencia y son reacciones a un estímulo externo y los secundarios fruto de nuestra imaginación. Estos últimos son los que hemos de trabajar ya que nos paralizan y obstaculizan nuestro crecimiento.
  6. Afronta el cambio o la  incertidumbre como un proceso natural. Elige un camino diferente para llegar a tu casa. Empieza el día de forma distinta. Haz cosas que te saquen de tus automatismos. El cerebro tiende a sus zonas lineales y de confort.
  7. No evites tus miedos y confróntalos. Una situación que evitamos es un miedo agrandado. Nuestra cultura intenta ejercer nuestro control a través de miedo;  te pueden matar, engañar, robar,…Intenta ser consciente de estos mensajes y usa tu sentido común.
  8. Trátate con cariño y respeto y empodérate. La fuerza para manejar tu vida está dentro de ti. Aprende a darte confianza, autoestima y amor.
  9. Busca momentos de serenidad que te conecten con tu yo interior, respira y decide desde tu libertad. Sin pausa nos convertimos en autómatas facilmente dirigibles.
  10. El miedo es solo eso, miedo. Una emoción con su función y sus mecanismos de adaptación. No supone un peligro de muerte para tí. Mírale a los ojos y sitúale allí donde quieres que esté.

¡Qué disfrutes del camino!

Cristina López
Psicóloga.
Desde Bonamind pensamos que todo es posible con conexión, emoción y
motivación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú