“ Nuestro destino de viaje nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas.”

Henry Miller

 

CONTENIDO

  • EL SÍNDROME POSTVACACIONAL
  • TOMATE UN RESPIRO Y RELÁJATE
  • HAZ DE TU RUTINA TU HOBBY

EL SÍNDROME POSTVACACIONAL

Son épocas para una gran mayoría de nosotros vuelta al trabajo, a la rutina diaria, que se ve interrumpida en nuestro periodo vacacional. Después de unos días donde todo se para y cada uno busca desconectarse de todo aquello que, de una manera más o menos obligatoria, forma parte de su vida el resto del año. Es curioso como nuestra mente y nuestro cuerpo nos van marcando los tiempos para todo. Muchos comentan “necesito al menos una semana para quitarme un poco de estrés, otra para comenzar a adaptarme a los nuevos ritmos y cuando ya empiezo a gozar de mi tiempo, debo volver a trabajar”. Claro ésto para los más priviligiados que disponen de tres o mas semanas de desconexión. Y también son otros los que comentan cuando ya se acerca la incorporación “estoy de mal humor, triste.  Sólo de pensar que tengo que volver al trabajo, me da algo…” Es evidente que las vacaciones se inventaron para poder descansar de nuestras obligaciones y abandonar nuestro quehaceres habituales para hacer aquello que nos plazca o, al menos, no tener las prisas para hacerlo que el ritmo de nuestra vida nos impone. Sin embargo también es cierto que volver a nuestra vida, a nuestro entorno no es vivido por todos de la misma forma.  Los hay que se muestran irascibles, con falta de concentración, ansiosos, con dificultades para dormir que denotaría más un cuadro depresivo temporal. Otros, sin embargo, casi agradecen volver a las pautas marcadas y a las rutinas impuestas para todos los miembros de la família. Necesitan encontrar su orden para sentirse más productivos. Y evidentemente no todos vuelven a sus trabajos con la misma motivación. Si lo que te espera es una actividad coherente con tu vida y tus aspiraciones, en una palabra si te gusta tu trabajo y la vida que vives seguramente el volver no supone tanto esfuerzo como volver a una actividad que no te llena y a una vida que tampoco lo hace.

TÓMATE UN RESPIRO Y RELÁJATE

Para todos ellos, los que sufren el “estrés postvacacional” pero también los que se alegran de reencontrar sus hábitos y rutinas, yo les diría por qué no empezar despacito, sin agobios, conservando pequeños espacios que nos recuerden y nos conecten con situaciones de bienestar. Ese ratito después de comer de descanso, o un pequeño paseo para estirar los músculos (con 30 minutos a buen ritmo es suficiente), o un té, cerveza, o lo que se precie hacia el final de la jornada tomado con tranquilidad y consciencia del momento. Qualquier pequeño detalle que os recuerde que el tiempo también lo podéis administrar vosotros. Esos momentos de placer que hacen que de nuestros labios brote una sonrisa de satisfacción y alegría,  emociones básicas para sentirnos felices. Un momento de felicidad a lo largo del día es merecido, no?

Yo os propongo un respiro, literalmente hablando, sí , un respiro lleno de respiraciones conscientes. Sentaros en un lugar cómodo y tranquilo y realizar tres respiraciones profundas tomando aire por la nariz y soltándolo por la boca poco a poco y iniciando un recorrido corporal que os ayude a relajar desde los pies a la cabeza sintiendo y percibiendo todo vuestro cuerpo (Os dejaré un link para ayudaros). Son sólo 10 minutos pero que os ayudaran a retomar vuestras buenas sensaciones.

El acto de respirar es algo que realizamos todos los días,  miles y miles de veces de las cuales muy pocas lo hacemos de manera consciente. Si nos enseñaran que sólo respirando podemos cambiar nuestro estado emocional, calmar nuestra ansiedad y sentirnos más conectados con la vida y nuestro entorno. Cuando te sientas triste, desmotivado, con intranquilidad, miedo, desazón simplemente toma aire y respira pero hazlo de forma consciente y tranquila y con varias respiraciones tu mente y tu cuerpo se relajaran. Desde esa posición siempre podrás encontrar una mejor solución a lo que te preocupa en ese momento. Sentir que el tiempo y la vida te pertenece y que nada es más importante que tu mismo es también un buen hábito a incorporar en tu vida postvacacional.

Pero tampoco os olvidéis de dormir las horas suficientes. Es necesario que los nuevos horarios sean asimilados al tiempo que los ritmos biológicos  que nos comandan. No os olvidéis que mente y cuerpo van en el mismo pack, por tanto respetar y escuchar a nuestro cuerpo es una tarea importantísima y que, además, no requiere de mucha formación. Cada uno puede poner su pequeño grano de arena para hacerlo a su ritmo y según sus necesidades e inquietudes. Al final toda la sabiduría está dentro de nosotros si la escuchamos y tenemos intención de crecer como personas.

¿ Y por qué no afrontar el trabajo desde alguna nueva perspeptiva? Incorporar pensamientos más positivos donde  se priorice trabajar para vivir y no vivir para trabajar. El trabajo puede ser una herramienta de realización personal o una pesada mochila de difícil manejo. Depende de cómo habéis llegado a él, de vuestra motivación, de vuestras necesidades y yo diría también de vuestra escala de valores. Todo ello conforma una vivencia de la actividad laboral diferente para cada uno. Quizás para los que el trabajo sea una pesada carga estaría bien que pudieráis aligerar la carga intentando vivir vuestro dia a dia bajo un objetivo marcado por vosotros. Proponeros todas las mañanas cómo queréis que sea vuestro día, que váis a hacer o cómo vaís a enfocar vuestras obligaciones, por ejemplo: Hoy entraré con una sonrisa y saludaré con un “buenos días”, hoy no contestaré a las provocaciones de tal o cual persona, simplemente respiraré y pensaré en algo bonito, hoy ayudaré a mi compañera/o si lo necesita, …

Finalmente dedicar un tiempo a las personas que os importan. Parece que siempre es la misma excusa. No tengo tiempo para escuchar, para hablar, para hacer sentir que el otro es importante para mi. Pues el poder centraros en las personas también es una buena terapia postvacacional y una buena manera de empezar con nuestras rutinas. Dedicar 5´ a desayunar con tus hijos por la mañana si puedes o llevarlos al colegio con un buen talante, procurar tener otros 5 para interasarte por la salud de tu compañero, llamar a un familiar que lo necesita. Buscar la calidad en nuestras relaciones en lugar de la cantidad. Ésta también es una buena terapia para no olvidar que nuestros actos sí tienen sentido y nos ayudan a sentirnos más completos.

HAZ DE TU RUTINA UN HOBBY

Pues sí hacer de tu vida, de tu rutina, sea la que sea algo placentero puede parecer difícil pero si recogemos alguna de las ideas antes mencionadas y lo mezclamos con un GRACIAS enorme por poder sentirnos vivos y gozar de cada nuevo día seguramente aprendamos que vivir es un regalo y que sólo se puede experimentar  mientras lo vivimos, mientras lo sentimos. Aprender a querernos y a cuidarnos debería ser la primera asignatura que nos enseñaran. Si no encontramos ese espacio para conectar con nosotros, con nuestros sueños, con nuestra realidad, nuestras aspiraciones, si no aprendemos que todo lo que necesitamos parte de nosotros y que nuestras emociones y nuestros pensamientos son sólo instrumentos de nuestro cerebro que a veces pueden confundirnos, no estáremos dispuestos a aprender nuevos caminos, nuevas vías de crecimiento.

Si tuviera que nombrar un pequeño glosario los ingredientes para incorporar a mi agenda diaria, a mi vida diaria, serían los siguientes:

  1. Confianza
  2. Esfuerzo
  3. Perseverancia
  4. Tolerancia a la frustración
  5. Empatia
  6. Motivación
  7. Paciencia
  8. Meditación
  9. Ejercicio
  10. Agradecimiento

Y vosotros ¿ qué pondriáis ?

Feliz regreso, feliz comienzo.

https://www.youtube.com/watch?v=v4_po3iz374  Respiraciones con Gris Juncadella de Vivea Yoga.

https://www.youtube.com/watch?v=nY5tZOxxe9c  Sólo 6 minutos de mindfulness. Salir del piloto automático.

 

Cristina López Méndez
Psicóloga y Logopeda

Desde BonaMind creemos que todo es posible con conexión, emoción y motivación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú