” Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina “

   Hipócrates

CONTENIDO

  • ALIMENTACIÓN Y AMOR
  • HÁBITOS SALUDABLES
  • CONSEJOS PARA MANTENER LA MENTE EN FORMA

ALIMENTACIÓN Y AMOR

Desde que somos bebés la alimentación se convierte en una forma de establecer vínculo con nuestros seres significativos. El pecho de la madre alimentando a su hijo despierta en ambos el restablecimiento de la unión uterina recientemente perdida. El bebé necesita de ese vínculo para sentirse alimentado en su totalidad. Amor y alimentación van cogidos de la mano desde nuestro nacimiento. ¿Qué pasa entonces cuando las necesidades emocionales no están cubiertas? ¿ Qué pasa cuando el amor no fluye como debiera? Cuando la rábia, la tristeza, la impotencia, la envidia, la ansiedad, el estrés lo sustituyen. Quizás las calorías resuelvan esa necesidad e intenten rellenar ese hueco emocional. Desde ese momento la comida se convertirá en un sustituto de nuestros “vacios” y de nuestras carencias. Esta forma de alimentarnos puede prevalecer en nuestra inconsciencia y determinar una relación cuerpo-mente anómala y destructiva que nos conduzca a la infelicidad, el desánimo y  a la impotencia.

¿Cómo querer a nuestro cuerpo si no nos queremos a nosotros? ¿Cómo cuidarnos si no tenemos un dialogo positivo con nosotros, si las palabras con las que nos hablamos no son respetuosas y agradecidas? ¿ Cuántas cosas esconde una mala alimentación? Ingerir sólo desde la inconsciencia y la rapidez, sin escuchar a nuestro cuerpo y sus necesidades sólo nos puede llevar a una mala relación mente-cuerpo o lo que es lo mismo a un perjuicio en nuestra salud.

“Comer es un placer”. Sí señores el refraneo popular tan sabio pero que debe matizarse en muchas ocasiones. Comer es un placer si se hace desde la consciencia y desde el respeto a nosotros. No vale todo y de cualquier forma. Acostumbrarnos a un placer sensorial no es suficiente, necesitamos sentir lo que comemos, escuchar a nuestras emociones y saber cuando el hambre es un sustituto de otras necesidades no cubiertas, nos alimentamos sin tomar consciencia de lo que ingerimos, sin apreciar en toda su dimensión los sabores, los olores, las fragancias, las texturas, todo aquello que nos ayuda a sentirnos realmente plenos.

Es evidente que con la comida rebajamos una tensión que nos molesta, “se me revuelve el estómago”, “siento asco”, “no me lo puedo tragar”… no son más que muestras de la vinculación entre el cuerpo, entre la necesidad biológica y nuestro mundo interno. Necesitamos comer para no morir y deseamos comer para vivir, hambre y amor se complementan. Sabemos también que muchas patologías alrededor de la alimentación (anorexia o bulimia) sufren de ese alteración en el psiquismo que afecta directamente al cuerpo y en ocasiones a la vida.  Pero entonces ¿cómo, cuándo aprender a tomar a la comida en su justa dimensión, en ese equilibrio entre el placer, la consciencia y la salud?

HÁBITOS SALUDABLES

Desde el momento que tomamos consciencia de nuestra situación emocional y aprendemos a cuidarnos y querernos, la relación con la alimentación vendrá determinada por nuestro respeto a lo que ingerimos como una fuente de vida pero también de bienestar. Entonces miramos el acto de comer desde esa perspeptiva mágica, necesaria y placentera como una fuente de energía para nuestro cuerpo pero también para nuestra alma. De la misma manera dar de comer también es un acto de amor. No sólo alimentamos, también amamos y deseamos que el otro se sienta complacido y completo a la vez. Seducir, amar, sentir también están presentes en nuestras mesas y por ello no está de más que incorporemos algunos hábitos que en el dia a dia nos pueden ayudar a sentir nuestro cuerpo y nuestra mente en forma.

Llegados a este punto os invito a incorporar algunas ideas en vuestra lista de la compra.

  • Sé consciente primero de aquello que te perjudica y elimina tentaciones que puedan crear adicciones. Azúcares refinados, bollería industrial, harina blanca, sal en exceso, “comida basura”, excesivo café, alcohol, carnes rojas, quesos secos,…puede desequilibrar tu nivel de energía y producirte adrenalina temporal o bien aletargamiento.
  • Intenta comer sentado con consciencia de lo que comes. Procura no caer en la tentación del picoteo rápido y de pie sin dar tiempo a saborear mínimamente lo que ingieres.
  • Procura regalar a tu cuerpo ingredientes sanos y de productos cercanos y de temporada. La naturaleza es muy sabia y hay que respetarla.
  • Haz de la comida una fuente de inspiración para complementar tu vida. Si cuidas lo que comes todo tu ser rebosará en energía positiva.
  • Regala a las personas que amas de momentos alrededor de una mesa. Comer en buena compañía armoniza y genera optimismo.
  • Interésate poco a poco por nuevos ingredientes, nuevos sabores que te aporten energías renovadas.
  • Aprende a escuchar a tu cuerpo en todo momento. Él te guiará de lo que necesita para vivir.
  • No olvides empezar bien tu dia. Sé agradecido con la vida pero también con tu cuerpo. Alimentalo de forma sana y dedícale un espacio de buena mañana. Un buen desayuno es un buen regalo para el resto del día.
  • No uses la comida como un escudo para protegerte. Afronta tus problemas y intenta regular tus impulsos. La mejor manera es ser consciente de tus actos y buscar soluciones a tus conflicos.
  • Medita. Busca un momento y respira. Siéntete en paz contigo mismo. A veces la realidad es engañosa y nos estrangula. Intenta ver la luz y lucha por tu paz interior.
  • Sé solidario. Si ayudas a otros, si compartes con otros sentirás que tu mundo se llena de satisfacciones que alimentan tu alma.
  • En definitiva come con conciencia y siente el placer de vivir en tu verdadera plenitud.

CONSEJOS PARA MANTENER LA MENTE EN FORMA

Es indudable que después de comprar los ingredientes anteriores nuestra mente también agradecerá nuestro nuevo plan de vida. El aporte de nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento hará que nuestra concentración, memoria o capacidad de comprensión de la realidad aumenten. El respeto hacia nosotros junto con nuestros hábitos diarios nos ayudaran a vivir más plácidamente.

Si yo tuviera que añadir algún complemento para un buen funcionamiento mental aportaria tres que sin duda ayudan a que los circuitos cerebrales funcionen en  equilibrio y que estudios recientes de imagen cerebral ponen en evidencia.

  1. El primero sería el ejercicio físico. Puede ser andar rápido una media hora al día, nadar, correr,…Cualquier ejercicio que genere en tí las suficientes endorfinas para relajarte y desconectar tus circuitos de estrés que tanto dañan a tu cuerpo.
  2. El segundo sería tu diálogo interno. Hablarte desde pensamientos positivos y útiles para tu vida. Crear buenas espectativas y confiar en ti y tus posibilidades.
  3. El tercero sería rodearte de buenos compañeros de viaje. Alejar de tí a las personas tóxicas que te absorven energía y desequilibran tus emociones.

Espero y deseo que encontréis el camino que os llene de plenitud y amor.

Buen provecho.

Cristina López Méndez
Psicóloga y Logopeda

Desde BonaMind creemos que todo es posible con conexión, emoción y motivación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú