TIPS IX: TRABAJAR LOS LÍMITES EN LOS NIÑOS

Entender la importancia de los límites es necesario en la vida de cualquier niño o niña. Consiste en enseñar reglas y normas a nuestros hijos que les ayuden a socializarse y a ordenar sus emociones y su mundo interior. ¿De quién dependen estos límites? La educación va a ser un factor determinante, de ahí que los padres no deben descuidar esta faceta en el crecimiento de sus hijos. Existen límites que podemos pactar: la hora de llegar a casa, de hacer los deberes y otros, que tienen que ver con su seguridad, son inamovibles como cruzar una calle con semáforo en rojo, por ejemplo. ¿ Qué ocurre cuando no se enseñan o cuando se traspasan? En el primer caso el niño se siente inseguro e intranquilo en su mundo. En el segundo necesitamos herramientas de comunicación con nuestros hijos que les ayuden a contenerse y a respetarse a ellos mismos, a nosotros y a su entorno. ¿Cual serían, por tanto, las acciones que podríamos hacer para potenciar el aprendizaje de los límites en nuestros hijos?

Aquí tenéis algunas claves:

  1. Educa en positivo y refuerza las conductas positivas. El niño tenderá a repetirlas. “ Te felicito porque has sido capaz de acabar a tiempo tus tareas”
  2. No castigues gratuitamente. Es mejor hablar de consecuencias lógicas y siempre con una explicación que las sostengan. “No era el momento de molestar a tu hermano porque estaba trabajando así que tu alargarás tu tiempo de trabajo mientras que él terminará y podrá jugar.”
  3. Pon consecuencias adecuadas a la edad y al contexto. Por ejemplo los niños pequeños no pueden atender a grandes explicaciones así que debes ser breve y directo.
  4. Ofrece un buen modelo. Si no quieres que usen el móvil en una hora determinada tu tampoco debes hacerlo.
  5. Ofrece salidas a la situación. Muchas veces un buen pacto puede ayudar a un buen aprendizaje.
  6. Anticipa las conductas. “Recuerda lo que ocurrió ayer con este tema y lo que acordamos…”
  7. Ten muy claro que la finalidad es corregir conductas NO calificar a tu hijo. “Eres un desastre. No hay quién entre a tu habitación”
  8. Cumple las consecuencias o lo que marcas como límite. De otro modo perderás autoridad.
  9. Sé paciente y regula tus emociones. Las palabras que les dicen son importantes y también lo es tu serenidad al decirlas.
  10. Potencia la reflexión y la escucha. Enséñales a expresar sus emociones y a reconducir la situación desde la reflexión.

 

Cristina López

Psicóloga

Desde Bonamind pensamos que todo es posible con conexión, emoción y motivación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú